FAQ

Lo que nos preguntan más a menudo

En Splendoris, normalmente podemos reparar y/o fabricar cualquier pieza que le falte a un objeto litúrgico; incluso si se trata de una pieza con decoraciones artísticas. Hemos fabricado viriles, puertas, cristales, cierres, fundas, cajas, estuches, forrados, bisagras, soportes, tapas, cruces, paneles, medallas, interiores, copas, pies, incrustaciones, fustes, pedrerías, esmaltes, etc. No dudes en consultar con nosotros.

Sí, podemos fabricar cualquier tipo de estuche para cualquier tipo de pieza, sea grande o pequeña. También podemos adaptarlo a las necesidades o exigencias del cliente (ruedas, asas, tapas, cierres, bisagras, etc).

Depende de la carga de trabajo de nuestros orfebres y de las intervenciones requeridas en la pieza. La restauración es un arte paciente que requiere tiempos de espera y ejecuciones cuidadosas; por ello, las prisas o urgencias no son recomendables. No obstante, una pieza normal como un cáliz o un copón acostumbra a tardar de diez a quince días laborables.

Los precios finales dependen de varias circunstancias. El estado general de la pieza es un factor importante. También hay que tener en cuenta si el objeto requiere intervenciones o reparaciones mayores y lógicamente el tamaño. De todos modos, hemos publicado una relación de precios aproximados que puedes consultar en la web.

Depende del tamaño del objeto y de su valor. Normalmente, los portes de ida y vuelta asegurados de un objeto normal, como un cáliz o un copón, acostumbran a estar alrededor de los 20€. También pueden combinarse varios objetos dentro de un mismo envío; siempre que ello sea razonable y seguro. Las piezas grandes como sagrarios o custodias de más 70cm de alto llevan un embalaje especial y un transporte diferente, acorde a su tamaño y peso, que hay que tarificar aparte.

A veces personalmente si la ocasión lo requiere; pero habitualmente se recogen y se entregan mediante agencia de transporte (MRW) en horario convenido, seguimiento online y portes asegurados.

Deben ser objetos o piezas que permitan un adecuado embalaje y paletizado. Aunque también podemos presupuestar y llevar a cabo intervenciones in situ.

Normalmente, y salvo expresa indicación, los portes están asegurados por pérdida o daños con un valor convenido con el cliente.

Por los sulfuros del aire; en especial el sulfuro de hidrógeno. La reacción química entre la plata y el sulfuro de hidrógeno forma una capa superficial fina sobre el metal, que va creciendo y oscureciendo su superficie. La mejor forma de prevenir este efecto es aislando la plata del aire, manteniéndola por ejemplo en una bolsa de plástico cerrada (no de tela porque no aísla del todo) o en un estuche; siempre que sea posible, claro.

No siempre es mejor el oro, ni siempre es mejor la plata. Hay muchas cosas que debemos tener en cuenta. El oro siempre es mucho más valioso y digno, pero no siempre favorece más desde un punto de vista estético. Por ejemplo, un cáliz de fiesta puede ser mucho más hermoso y llamativo cuando tiene algunos elementos dorados y otros plateados, que cuando todo él es dorado o plateado. Además, es posible cambiar el baño de una pieza a oro si es plata o viceversa, y no supone ningún problema más allá de una correcta y adecuada ejecución.

Sí, es posible; pero no siempre es recomendable. Una superficie perfectamente lisa y pulida no fija de igual modo el barniz que una rugosa o con formas barrocas. Tampoco se fija bien en superficies llenas de porosidad, microporos o platas antiguas de aleaciones irregulares. El barniz tampoco es eterno y se degrada con el tiempo o con el sol. Tampoco es recomendable barnizar objetos que vayan a experimentar trasiegos o interacción, porque los golpes pueden hacer que salte el barniz obteniendo zonas expuestas que empezarán a oscurecerse por la oxidación, dejando manchas a la vista o multitud de puntitos. También debemos tener en cuenta que las piezas barnizadas no pueden repulirse (porque está el barniz encima). Y finalmente, la luminosidad y el brillo de la plata y del oro una vez limpios, pulidos y brillantes es inigualable. De todos modos, en piezas grandes, pesadas y/o estáticas como cruces, candeleros o candelabros, es recomendable pues facilita mucho el mantenimiento. Hay muchos tipos de barnices y aplicaciones, pero nuestro barniz tiene un excelente acabado y dureza. Consulta con nosotros si tienes cualquier duda.

Sí, es posible pagar a plazos una restauración. Estudiamos cada caso previamente. También tenemos una línea de financiación con una de nuestras entidades bancarias que permite de forma ágil y rápida financiar una operación, únicamente facilitando el CIF de la entidad; especialmente, si se trata de parroquias o entidades religiosas.

¡Síguenos y contacta!

En las principales redes sociales y medios establecidos.

Orfebrería Sacra
Fácil y rápido

Contacta con nosotros mediante Whatsapp business y te atenderemos enseguida. O puedes dejarnos tu datos y nosotros nos pondremos en contacto contigo.

Si se trata de uno o varios objetos litúrgicos, es muy útil que puedas disponer de algunas fotografías, junto con las medidas básicas de los mismos (altura y anchura).

Contactad conmigo

Splendoris

Fabricación y restauración de objetos litúrgicos, orfebrería sacra y artesanía sacra.

Síguenos
Contacta
Copyright
  • © Copyright 2017 Splendoris
  • Reservados todos los derechos
  • Madrid - Córdoba - Tarragona